Club de Lectura: El viaje que se convirtió en leyenda

Segunda entrada en el blog de hoy, pero no había compartido este artículo que me llena de ilusión donde comentamos nuestra experiencia, mi experiencia, como autora invitada en El club de lectura de novela histórica.

En clave literaria

Normalmente, en esta sección suelo realizar una reseña sobre la obra que hemos leído en el club de lectura; sin embargo, en esta ocasión, cuál no fue mi sorpresa que eligieron El viaje que se convirtió en leyenda de mi propia autoría. ¿Qué podía hacer? Bueno, pues pasé la pelota a los lectores que se atrevieron a realizar este legendario viaje y esto es lo que han dicho algunos de ellos.

Maravilloso!!!He descubierto una nueva lectura.He viajado, y vivido junto a los personajes a sus épocas, he amado junto con Rosa y Rodrigo , he llorado las perdidas de esos amores, y he descubierto lugares, que aunque conocidos, no había contemplado tan profundamente.Segorbe,Valencia, Alarcón, Henares,Ucles,Toledo , Avila ,Segovia…Un camino ,sin saber su destino, hasta encontrar Santiago.La bellísima ciudad, con su imponente Catedral.Y los amores de Rodrigo y Rosa.Unas leyendas escrupulosamente ambientadas, con una recreación en los detalles de cada…

Ver la entrada original 1.550 palabras más

VERÓNICA

Muy agradecida a la Revista Vaulderie por dejarme participar, una vez más, con uno de mis relatos.

POR MIREIA GIMÉNEZ HIGÓN

No es que no me guste mi trabajo, de hecho, es todo lo que tengo desde que un desafortunado incidente con mi anterior jefe hizo que tomara las riendas de mi vida. Podría decir de mi humilde persona que no soy tan humilde y que mi trabajo en la tierra perdurará por la eternidad, aún más cuando quieran olvidarme. Me gustaría contarles un caso que me sucedió hace ya algunos años y que, quizás, hará de sus mentes curiosas el marco perfecto para comprender cuán importante soy.

Mi cliente, por llamarlo de algún modo, comprobó por última vez su reloj de bolsillo, una exquisita pieza dorada que había pasado por tercera vez de generación. Perteneció en primera instancia a su abuelo, cuyo rostro presenciaba el gran salón preso de la inmortalidad que suponen los grandes lienzos. A la diestra se encontraba otro cuadro de dimensiones similares…

Ver la entrada original 4.948 palabras más