SOBRE MI


Mi nombre es Mireia, soy valenciana de sangre manchega por parte de padre y ocho apellidos valencianos por parte de madre. Casada, con hijos y con un trabajo en el que el honor, el compañerismo y la amistad son un dogma. La historia ha formado parte de mi vida, siempre ha sido así. Me encanta explorar épocas pasadas para inundarme con sus lecciones, para aprender de sus logros y errores. Del mismo modo, las letras han sido mis compañeras desde niña perdiendo la noción del tiempo mientras leía páginas y páginas de tantos libros cayeran en mis manos. Hoy puedo decir que esas dos pasiones han cruzado un umbral que jamás creí fuera capaz de atravesar. Hoy soy parte de esa ilusión. Soy parte de ello porque al fin he decidido dar un gran paso para mí escribiendo mis propias historias, mis propias leyendas producto de mi imaginario particular a veces y, otras, indagando por cada rincón de España para asesorarme y recuperar aquellas narraciones e historias del pasado que, a mi parecer, jamás debieron ser olvidadas.


ULTIMAS ENTRADAS EN EL BLOG

De historia, de novelas y de novedades literarias

Queridos amigos, Hoy me vais a permitir cerrar el café por una semana. Las razones son más que maravillosas y quería compartirlo con todos vosotros como si de una charla se tratara. Es más, invito a quienes así lo deseéis a formular tantas preguntas tengáis que yo las responderé gustosa. Me vais a permitir que […]

Los Bridgerton de Julia Quinn

Como cada atardecer, en el mismo instante en el que el café cierra sus puertas, apago todas y cada una de las luces que han iluminado cada charla, lectura y pasión. Tan solo unos cirios bien dispuestos y estrategicamente colocados, mantienen su cálida llama viva. En mi rincón predilecto, ese que mantiene un aire victoriano […]

Ríos de fuego y un futuro de Ciencia-ficción

Está siendo una semana extraña, parece que los elementos hayan despertado con un único fin: darnos el segundo aviso. Las lluvias no hacen más que intensificar su crudeza añadiendo los más aterradores rayos y los truenos más estruendosos, valga la redundancia. En el café casi todo sigue igual, pero muchos abandonan sus lecturas cuando en […]