Letras solidarias

Hoy, posponemos nuestra leyenda a mañana por una iniciativa de fuerza mayor con la que he tenido el placer de colaborar. Juntos podemos mover montañas.

En clave literaria

Cuando conocemos un nuevo caso de cáncer infantil solemos sentir que nuestro corazón se encoge y los pulmones se comprimen; sin embargo, creemos que jamás nos tocará a nosotros. Erramos al pensar así. Nunca sabemos a quién le va a tocar en esta ruleta que es la vida y, en mi caso, siempre digo que si me pasara a mí querría que la gente me ayudara para salvar como fuera a mis hijos porque si se fueran, yo me iría detrás. Que daría hasta mi última gota de sangre por salvarles, pero, a veces, ni siquiera haciendo este pequeño sacrificio para unos padres serviría de nada. Es entonces que debemos dejar en manos de los especialistas su corta vida y, aunque por suerte, la sanidad española carga con todos los gastos de los tratamientos para extirpar por siempre ese bicho odioso, también lo es que no siempre la familia puede…

Ver la entrada original 577 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s